Qué no tienes que hacer en la cena de empresa

Qué no tienes que hacer en la cena de empresa 1 - Qué no tienes que hacer en la cena de empresa

De todos los eventos que se pueden organizar en el puesto de trabajo, la cena de empresa es posiblemente uno de los más importantes. Con ella se busca unir a todo el mundo y conocerse mejor, en un ambiente más distendido y alejado de formalismos. Una manera de desconectar del trabajo y la rutina de cada día. Aunque es precisamente este ambiente más distendido el que puede llevar a problemas y discusiones que afecten al trabajo. Por eso, hemos reunido aquí una lista con qué no tienes que hacer en la cena de empresa.

Beber en exceso

En las cenas de empresa es bastante habitual encontrarse con alguien que se ha pasado tomando alcohol. Si empezamos tomando una cerveza mientras esperamos a que nos lleven a la mesa, seguimos con los vinos con los que se marida cada uno de los platos, los licores después del postre y algún que otro combinado después si hay baile o algo parecido, es normal llegar a este punto.

Sin embargo, no es nada positivo que jefes y empleados nos vean con unas copas de más, así que conviene no excederse con la bebida y limitar la cantidad de alcohol que se toma durante la cena.

Hablar de temas controvertidos o criticar

Algunas veces, la bebida lleva a que se nos suelte la lengua y digamos algunas cosas que estando sobrios no nos habríamos planteado mencionar. En otras ocasiones, no hace falta llegar a este punto para acabar enfrascados en discusiones sobre política, deportes o algún que otro tema delicado que puede afectar las relaciones laborales. Por eso, lo mejor es mantenerse neutral en esos casos.

Qué no tienes que hacer en la cena de empresa 2 - Qué no tienes que hacer en la cena de empresa

Tampoco es bueno dedicarte a criticar a alguien, dejándote llevar por un ambiente más relajado. No importa si la persona de la que hablas es tu compañero de mesa o el directivo que solo viene una vez al año, justo en al cena de empresa. Y es que nunca sabes de quién te puedes fiar cuando se trata de criticar a otros. Además, piensa que si tú estas haciendo eso, alguien podría estar hablando exactamente igual de ti en otro lado de la mesa. ¿Cómo te sentaría si te enteras?

Ligar o flirtear durante la cena

Aunque se trate de una ocasión menos formal y fuera del ámbito laboral, las relaciones personales no se deben mezclar con el trabajo. Así que no aproveches la ocasión para acercarte a la recepcionista y tratar de ligar, ya que es posible que haya problemas más adelante. Ya sabes ese dicho de que donde tengas la olla…

Ni siquiera deberías flirtear con las personas que tienes alrededor, aunque sean de confianza y pases mucho tiempo en el trabajo con ellas. Además de causar mala impresión, puede llevar a malos entendidos. Y qué decir si además la gente viene acompañada de sus respectivas parejas. Todo puede convertirse en un polvorín.

Qué no tienes que hacer en la cena de empresa 3 - Qué no tienes que hacer en la cena de empresa

Vestir de forma poco apropiada

La apariencia personal es muy importante, también durante la cena de empresa. Por ello, hay que cuidar la forma en la que vamos a vestir. La idea es que sea ropa arreglada y de buen gusto, pero no demasiado formal. No trates de destacar por llevar prendas muy reveladoras o provocativas. Es mejor que se te valore por el tipo de persona que eres, no por la apariencia que das.

Aprovechar para pedir un aumento

Aprovechando que el jefe está contento, por eso de que igual es él quien se ha pasado un poco con la bebida, hay quien se atreve a pedir un aumento de sueldo a ver si cuela. Lo normal es que luego vaya acompañado de un “era broma”, al ver cómo todo el mundo te clava la mirada como si quisiera atravesarte.

Qué no tienes que hacer en la cena de empresa 4 - Qué no tienes que hacer en la cena de empresa

En esta misma línea, tampoco es buena idea charlar sobre cuánto cobra cada uno de vosotros. Los agravios comparativos generan malestar y afectan a las relaciones entre compañeros de trabajo, en especial en materia de economía.

Ser brutalmente sinceros

Ese ambiente entre la camaradería y la libertad, un par de copas de vino y una charla distendida puede llevarnos a pensar que es el momento de decir algunas cosas que tenemos guardadas desde hace tiempo. Sin embargo, tenemos que recordar que se trata del trabajo y no de un grupo de amigos. Así que hablar de lo mal que te cae alguien, de cómo te gustaría que te tratara tu jefe de sección o cosas parecidas, no son precisamente una buena idea.

Hay más cosas que debes evitar en una cena de empresa, como bailar de forma exagerada, tener una postura demasiado rígida o irrespetuosa, etc. En realidad, no hay que estar pendiente de cuáles son los errores que se pueden cometer, aunque nunca está de más saber comportarse. Recuerda que al día siguiente todo el mundo volverá a ocupar su posición en el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

99 − 93 =